Impacto cultural de la minería en las comunidades mayas kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez (V)

Posted in Informe CONAVIGUA on 9 mayo, 2010 by floresenresistencia

Reflexionando a propósito de la entrada anterior diría que con el uso de otros argumentos distintos por parte de los  capitalistas neoliberales, están repitiendo la misma conducta, la misma historia de engaños, expolios y violencia que se perpetúa contra los pueblos indígenas desde los tiempos de la conquista. En la memoria colectiva de todos está la imagen de los conquistadores españoles ofreciendo espejitos a cambio del oro. Engañaron a los indígenas, jugaron con su inocencia y su ignorancia. Se llevaron el oro que era tan valioso para ellos, tan necesario para mantener los gastos de la corona española, a cambio de algo con un valor insignificante. Ahora el espejito que nos quieren vender se llama “desarrollo”. Dicen que la mina trae desarrollo, argumento que Cementos Progreso ha usado en San Juan Sacatepéquez y que otras empresas nacionales y transnacionales están utilizando en otros lugares del país. ¿Dónde está el desarrollo? ¿qué tiene de bueno este nuevo espejito?. Lo que ha traído a San Juan Sacatepéquez y al país entero es destrucción de la madre naturaleza, contaminación de las aguas, envenenamientos, problemas de salud, desnutrición, destrucción del tejido social, división entre hermanos, tensiones, violencia…

Deberíamos preguntarnos todos qué vida teníamos antes de la aparición de la mina y qué vida tenemos ahora que está instalada ilegalmente en nuestros territorios. Una pregunta que debemos plantearnos todas las comunidades del país que están afectadas por las actividades mineras y también por el resto de megaproyectos petroleros, hidroeléctricos y demás que asolan Guatemala. Y debemos preguntarnos también porqué el gobierno lo permite. ¿Queremos un gobierno que impulse, alimente y promueva estas desgracias?. Sólo el pueblo puede cambiar esta situación. Y para ello está el sistema democrático. En las elecciones el pueblo decide con su voto quien quiere que le gobierne. Es muy fácil. Votar. Depositar la confianza en políticos que realmente se preocupen de las necesidades básicas del pueblo, no votar a políticos que sólo se preocupan de llenar sus bolsillos y que sólo atienden a los deseos de codicia de la oligarquía nacional y de las empresas transnacionales. No dejarse engañar por políticos que te venden espejitos y que compran tu voto por una playera y un almuerzo. Es muy fácil votar pero es muy difícil encontrar en Guatemala a políticos honestos, honrados y humildes. Hasta que en Guatemala los políticos no actúen con honestidad, honradez y humildad, las cosas irán de mal en peor. Si los políticos que van a concurrir a las próximas elecciones no nos inspiran confianza porque en el fondo sabemos que nos van a engañar, porque así lo han hecho desde siempre, pues es bien fácil, no les votemos. Y no perdamos la esperanza, seguro que pronto aparecerá un político de raza que realmente trabajará por el bien común de todas y todos los guatemaltecos, es cuestión de tiempo.

¿Qué está haciendo de positivo por el pueblo de Guatemala? Empezó con buena voluntad, pero el "sistema" lo ha jalado.

IMPACTO CULTURAL DE LA MINERÍA EN LAS COMUNIDADES MAYAS KAQCHIKELES DE SAN JUAN SACATEPÉQUEZ, GUATEMALA (V)

ESTRATEGIAS POLÍTICAS DE LA MINERÍA EN LAS COMUNIDADES MAYAS KAQCHIKELES: SU IMPACTO

El análisis de las estrategias utilizadas en la instalación de la empresa minera San José MINCESA en el occidente de San Juan Sacatepéquez posibilita conocer cómo las estructuras del estado guatemalteco favorecen a los propietarios de grandes capitales y excluyen los derechos de los pueblos indígenas. Así mismo, invita a la reflexión a aquellos sectores progresistas sobre el significado y los desafíos que implica una lucha por la tierra y el territorio.

Las estrategias políticas y económicas de la empresa, de acuerdo a los resultados de este diagnóstico, han sido represivas y han hecho uso de lo legal y de las fuerzas de seguridad del Estado.

Intento de expropiación de tierras: el abuso de los técnicos de la empresa de marcar las tierras de los vecinos y hasta los terrenos de sus viviendas con estacas para la demarcación de la carretera que pretenden construir en el futuro mediato es un claro mensaje de esta expropiación.

Compra de tierras: de acuerdo a datos de entrevistas a líderes comunitarios, otra de las estrategias de la empresa ha sido la compra de tierras, a través de intermediarios, para anexarlas al área que pretende explotar, así como para la construcción de una carretera que comunicaría el camino de la finca de la empresa con la carretera interamericana. El conflicto latente radica en que los comunitarios se sienten amenazados de perder sus parcelas.

La manipulación de voluntades: la Asociación Tinamit fue una de las ONGs que promovió el convencimiento de los vecinos de las comunidades kaqchikeles sobre la contribución de la empresa minera al desarrollo de las comunidades. En busca de este objetivo comenzó a regalar cemento a familias a cambio de sus firmas y número de cédulas.

Agrobosques, entidad dedicada a la reforestación, también procedió a la donación de arbolitos y cementos a las familias de la comunidad las Trojes a cambio de su firma y número de cédulas. En la realización de esta actividad, Agrobosques no cruzó palabra con las autoridades comunitarias. Las instituciones u organizaciones que trabajan en comunidades mayas o indígenas, suelen visitar a sus autoridades para presentarse y compartir información sobre sus actividades.

La contratación de comunitarios en las operaciones de la empresa es la estrategia que más ha impactado en la desestructuración de las redes familiares y en la convivencia comunitaria. El reclutamiento de comunitarios como trabajadores de la empresa minera San José MINCESA ha generado conflictos entre hermanos, hermanas, padres e hijos. Entre los factores que han influenciado en el involucramiento de vecinos como empleados de la empresa están la necesidad de contar con un empleo más permanente y las ansias de poder y pérdida de valores culturales de solidaridad y lealtad a la comunidad.

Se detectó también la manipulación de las voluntades del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) de la Comunidad Loma Alta y también una nueva estrategia de manipulación social con la firma del Convenio de Cooperación Interinstitucional el 18 de diciembre de 2007. En este convenio se constatan los compromisos por parte de la entidad Cementos Progreso y se estipulan también los compromisos de la municipalidad, que son: otorgar licencia de construcción de la fábrica de cemento y cuantas otras autorizaciones son requeridas para la construcción y desarrollo del proyecto. En el caso de las comunidades, sus compromisos se concretan a “respetar y cumplir con este acuerdo”.

Uno de los conflictos generados de esta alianza de los comunitarios que firmaron este convenio, es la usurpación de la representatividad de las comunidades afectadas por la minería. Las personas que firmaron el convenio nunca fueron nombrados por los vecinos, ellos no son líderes ni representantes de las comunidades, ellos sólo representan sus intereses de empleo y otras regalías que la empresa les ha dado. Lo que evidencia este convenio de cooperación interinstitucional es el peso político de los propietarios de la entidad Cementos Progreso en la autoridad del Gobierno central y municipal. Fue la empresa la que decidió quiénes representaban a las comunidades del occidente de San Juan Sacatepéquez para materializar sus objetivos económicos y políticos en el país.

El control social: una de las funciones de los comunitarios que son empleados de la empresa minera es controlar las reuniones que se desarrollan en las comunidades. Esta estrategia de control social fue utilizada intensamente en los años de la agudización de la guerra interna, su objetivo fue atemorizar a los vecinos de las comunidades para que no participaran en ningún movimiento social.

La persecución legal: los representantes de la empresa San José MINCESA y el Estado de Guatemala, a través del Ministerio Público, han impulsado múltiples persecuciones penales en contra de los líderes comunitarios. Estas acciones constituyen una auténtica guerra psicológica orientada a desmovilizar la lucha de las comunidades mayas kaqchikeles contra las políticas económicas de la empresa minera. Los procedimientos y trato privilegiado del sistema de justicia oficial en la atención de las denuncias de la empresa minera contra los comunitarios y sus líderes revelan que este sistema de justicia sólo favorece a los que poseen poder político y económico en el país. La justicia para los pueblos indígenas sigue siendo una agenda pendiente en el Estado guatemalteco.

Antes había árboles. Esto era propiedad legal de los mayas kaqchikeles y ahora San José MINCESA y Cementos Progreso se lo han apropiado para su beneficio. Esto, por descontado, no es desarrollo, es un robo y un crimen contra la humanidad. Y lo van a pagar, vaya si lo van a pagar!

Esta es la prueba del delito que está cometiendo Cementos Progreso. Estamos hartos de tanto abuso y de que nos criminalicen injustamente. No es sólo el clamor de las comunidades de San Juan Sacatepéquez en resistencia, es el clamor de toda Guatemala. Y nos preguntamos...¿Hasta cuando seguiremos oprimidos, hasta cuando?


Anuncios

Impacto cultural de la minería en las comunidades mayas kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez (IV)

Posted in Informe CONAVIGUA on 4 mayo, 2010 by floresenresistencia

Y seguimos aportando información recopilada en el informe de CONAVIGUA de septiembre de 2009. Hasta ahora, según lo presentado, cualquiera puede hacerse a la idea del impacto dañino y las repercusiones negativas hacia las comunidades mayas kaqchikeles que ha significado la implantación ilegal de las actividades mineras de Cementos Progreso en San Juan Sacatepéquez. Unos siembran flores, aman la vida y su entorno, y otros sólo aman el dinero, siembran muerte y destruyen el entorno mostrando una absoluta falta de respeto por las personas y por la Madre  Tierra, sin ser conscientes que con esta actitud también se están faltando al respeto a ellos mismos y a toda la sociedad en general.

Se han dado cuenta también todos los que visitan este blog que el Estado de Guatemala y Cementos Progreso han hecho caso omiso de las consultas  comunitarias donde de una manera clamorosa y aplastante el pueblo ha mostrado su total rechazo a la minería, y cómo también desde el año 2007 empezaron las manipulaciones, amenazas y criminalización de la resistencia. Son las mismas estrategias de siempre que usan los poderosos para aprovecharse del pueblo. Ya nos las conocemos y contra ellas también actuamos. Esta vez no van a salirse con la suya. Van a tener que obedecer las resoluciones de la OIT y la Comisión para la Erradicación del Racismo y la Discriminación -CERD-. Se acabaron las mesas de diálogo que sólo sirven para perder el tiempo. Es tiempo de cambio, de un futuro mejor para toda Guatemala y para el mundo.

No se puede ser más claro, está en juego el futuro de las próximas generaciones y de la tierra. Cementos Progreso no pueden ser más necios.

IMPACTO CULTURAL DE LA MINERÍA EN LAS COMUNIDADES MAYAS KAQCHIKELES DE SAN JUAN SACATEPÉQUEZ, GUATEMALA (IV)

ORIGEN DE LAS TENSIONES SOCIALES ENTRE EMPRESA MINERA Y LAS COMUNIDADES MAYAS KAQCHIKELES

El conflicto que existe entre la empresa de explotación minera San José MINCESA y las comunidades kaqchikeles del occidente de San Juan Sacatepéquez tiene una raíz estructural. Su origen está en la visión misma de la organización de la productividad económica del capitalismo que históricamente ha prevalecido en el país. En el cual los medios de producción son privados, altamente concentrados en pocas manos y sin importarles los impactos que generen en el entorno social y natural de las comunidades en donde instala sus operaciones económicas.

En la actualidad uno de los intereses del capital en su fase neoliberal es la explotación del suelo y subsuelo para la extracción de materias primas, productos destinados al mercado nacional e internacional. En el proceso productivo implantado por el neoliberalismo intervienen capital de la iniciativa privada nacional y transnacional. La tendencia de estas empresas ha sido su conversión como autoridades privadas globales, generalmente gozan de poderes de decisión que les permiten configuar las políticas públicas, promocionar con fuerza medidas legislativas, impulsar o desalentar reformas sociales e influenciar la acción gubernamental en áreas esenciales, entre las que se encuentran el empleo, el medio ambiente y los derechos civiles y sociales.

La dinámica de la actividad económica de la empresa San José MINCESA sigue la lógica del capitalismo en su fase imperialista. Esta visión empresarial es contraria al punto de vista de las comunidades mayas kaqchikeles que lucha por la defensa de todo lo que tiene vida, para lograr una vida en equilibrio, de respeto y convivencia entre los seres humanos y la madre naturaleza. Les interesan los recursos económicos, pero éstos no deben depredar el entorno natural, como tampoco violentar las redes familiares y la convivencia pacífica en las comunidades.

Ante el calentamiento global, la visión de vida integral que plantean las comunidades mayas constituye un aporte para interpelar la política tradicional del capitalismo, que está siendo fuertemente cuestionada por las comunidades de los pueblos indígenas, los movimientos ambientalistas y la nueva ciencia del siglo XXI que trata de generar conciencia en las sociedades y en los gobiernos en la adopción de medidas políticas y legales para reducir los efectos del calentamiento global.

EL IRRESPETO A LA PROPIEDAD PRIVADA Y A LAS AUTORIDADES COMUNITARIAS

El respeto a la propiedad privada es uno de los pilares fundamentales del desarrollo de la economía y de la libertad, según el liberalismo económico. Este principio ha sido defendido con firmeza por el empresariado guatemalteco, sin embargo cuando se trata del respeto a la propiedad privada de familias en comunidades indígenas, este principio es ignorado por sus máximos defensores y consentido por el Estado guatemalteco.

El permanente atropello a la propiedad privada de los comunitarios por parte de la empresa San José MINCESA, además de incurrir en un acto ilícito, constituye una incitación a la violencia, en el cual, el Estado guatemalteco participa al delegar elementos de la PNC como custodios. Sin embargo cuando la empresa minera denuncia irrespeto a su propiedad privada, el gobierno central ha movilizado fuerzas de seguridad, ha implantado Estado de Prevención y ha perseguido penalmente a los líderes comunitarios. Esta diferencia de trato en el respeto y el ejercicio de los derechos de la empresa y de las comunidades, es una clara evidencia de uno de los mecanismos del racismo de Estado que predomina en Guatemala.

LA INCONSULTA A LAS COMUNIDADES DEL PUEBLO MAYA SOBRE LA DEFINICIÓN DE SU PROPIO DESARROLLO

En el Acuerdo de Paz sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas (AIDIPI), el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de la Organización de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, todos ellos ratificados por el Estado guatemalteco, el Estado ha asumido compromisos para el respeto y el ejercicio de los derechos de participación y decisión de estos pueblos en el tipo de desarrollo que deseen impulsar.

Las reivindicaciones de consulta en la definición de la forma de vida que aspiran las comunidades mayas kaqchikeles se enmarcan en el espíritu de los mecanismos que se establecen en estos convenios internacionales, sin embargo, tanto las autoridades del gobierno central como las del Concejo Municipal de San Juan Sacatepéquez las ignoraron. Los desgastes morales colectivos constituyen un caldo de cultivo para las tensiones y conflictos sociales. De acuerdo a resultados de este estudio se infiere que el gobierno central, municipal y las autoridades de la empresa minera no parece importarles. Da la impresión que la tendencia que siguen es realimentar esta tensión social al no adoptar ninguna medida política concreta para el respeto del derecho a la propiedad privada y la defensa de la vida que reivindican las comunidades afectadas por la explotación minera.

Esta realidad demuestra que en tanto el Estado guatemalteco mantenga sólo en el plano formal los acuerdos políticos y jurídicos nacionales e internacionales sobre el respeto a la identidad y derechos de los pueblos indígenas, la explotación y la exclusión de las comunidades de los pueblos indígenas se profundizará. Esto quiere decir que por política de Estado, la injusticia hacia los pueblos indígenas se conserva y se realimenta.

Esta es la evidencia. Este es el cáncer que debe ser extirpado. Destrucción del entorno y apropiación ilegal de las tierras con la complicidad del gobierno. Hoy en día no hay delito más grave que el delito medioambiental porque no sólo se atenta contra el territorio, se atenta contra el futuro de toda la humanidad.




Impacto cultural de la minería en las comunidades mayas kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez (III)

Posted in Informe CONAVIGUA on 3 abril, 2010 by floresenresistencia

Seguimos con el resumen del informe presentado por CONAVIGUA en septiembre de 2009. Conocemos las actividades económicas que vienen desarrollando las comunidades afectadas por la minería en San Juan Sacatepéquez, y hemos presentado también algunos aspectos socioculturales y políticos propios de estas comunidades mayas kaqchikeles. Es muy importante resaltar que la toma de decisiones en los asuntos de interés colectivo se consulta con los vecinos y las conclusiones a las que se llega son vinculantes, porque se decide para el bien común de toda la comunidad. Esta visión es contraria a la visión del poder político oficial ya que en este caso, las decisiones de las autoridades son tomadas unilateralmente. Este es el gravísimo error que ha cometido Cementos Progreso y el gobierno de Guatemala: no ha tenido ninguna consideración, ningún respeto por la manera de organizarse de las comunidades. No han querido comprender ni apreciar los principios, valores y normas del sistema jurídico maya. Esta milenaria estructura de organización social y política propia de las comunidades mayas es incomprendida por el Estado guatemalteco y la iniciativa privada, debido en mayor medida a la visión eurocéntrica y a los valores monoculturales en que se han instituido. Es por estas razones que en el orden jurídico nacional aún no existen mecanismos para hacer cumplir el respeto y ejercicio de este derecho colectivo de las comunidades mayas. De ahí las constantes tensiones sociales y políticas discriminatorias y de opresión del Estado y la oligarquía del país, que desde tiempos inmemoriables han prevalecido sobre las formas de vida de los pueblos mayas.

¿Cómo es posible que un Estado que se dice democrático no tenga respeto por sus ciudadanos? ¿En qué cabeza cabe que el gobierno de Guatemala desprecie a más del 60% de la población indígena? ¿Hasta cuando vamos a seguir tolerando tanto ultraje y desconsideración? Que sepan los de Cementos Progreso que no se van a salir con la suya. Llegaron a San Juan Sacatepéquez sin pedir permiso, pensándose que podían hacer lo que quisieran, pero esto no va a ser así. Yo, cuando quiero entrar a la casa de un vecino o quiero sentarme a la mesa de alguien, pido permiso. Es una cuestión de educación y respeto. La empresa San José MINCESA, en cambio, ha invadido la pacífica armonía de las comunidades entrando como un elefante en una cacharrería. ¿Es que no saben que hay que pedir permiso primero, que hay que acatar lo que el pueblo maya exprese a través de sus consultas comunitarias?

En este sentido, organismos de las Naciones Unidas (OIT Y CERD) y la Corte de Constitucionalidad le han dado una nueva serie de advertencias, muy serias, al gobierno de Guatemala , a Cementos Progreso y a Montana Explotadora/Goldcorp respecto a sus  actitudes poco sensibles para con la Madre naturaleza y los pueblos indígenas de San Juan Sacatepéquez, San Miguel Ixtahuacán y Sipacapa. Esta vez no van a poder hacer oídos sordos, van a tener que escuchar y acatar el clamor del pueblo. Porque le han dado la razón al pueblo.

Creo sinceramente que la buena educación, el respeto mútuo, el diálogo contructivo y la confianza colectiva para levantar una Guatemala en armonía son el mejor camino hacia la convivencia pacífica de todas las sensibilidades que pueblan este hermoso país. Muchos ya nos hemos dado cuenta, ya lo sabemos. Ahora falta que los que nos gobiernan también se den cuenta, que las empresas nacionales y transnacionales se percaten de sus errores. Son ellos los que tienen que reconsiderar sus posturas. Entre todas y todos tenemos una oportunidad única de repensar qué Guatemala queremos, qué Guatemala heredarán nuestros hijos, nuestros nietos. Por el momento estamos más cerca de que las futuras generaciones sientan vergüenza de nosotros, de nuestras actitudes egoistas, de la mierda de país y sociedad que les vamos a dejar. Sólo con voluntad y valentía conseguiremos que se sientan orgullosos. Otra Guatemala es posible. Ha llegado el momento.

En las flores hay vida, hay color, hay esperanza. La minería mata las flores, porque los propietarios de San José MINCESA y Cementos Progreso sólo huelen el dinero, sólo ven el color del pisto. Pobre familia Novella, están ciegos.

IMPACTO CULTURAL DE LA MINERÍA EN LAS COMUNIDADES MAYAS KAQCHIKELES DE SAN JUAN SACATEPÉQUEZ, GUATEMALA (III)

REIVINDICACIONES Y ACCIONES DE LAS COMUNIDADES MAYAS KAQCHIKELES

El punto central de la lucha de las comunidades mayas kaqchikeles en contra de la explotación minera es la defensa de la vida del todo: la vida de sus familias, la vida de la madre tierra, del aire, del agua, de las montañas, la defensa a conservar su forma de propiedad privada, el derecho a conservar y desarrollar su sistema de producción agrícola y comercial; la defensa de su relación con la madre naturaleza y su convivencia comunitaria. En suma el derecho a preservar y desarrollar su propia visión del mundo y de la vida.

El significado de la vida para los mayas kaqchikeles es contar con un ambiente sano, una buena salud, sin marginación, una educación escolar que les ayude a desarrollar sus potenciales como personas y como comunidad, sin conflictos, sin dañar la madre naturaleza. Rechazan la visión de desarrollo de la empresa Cementos Progreso, porque a la minería no le importa que desaparezca la biodiversidad de la región. La diferencia de la agricultura de los kaqchikeles es que está basada en los valores de responsabilidad, respeto y el principio de equilibrio para la conservación de la salud de sus tierras y la madre naturaleza. Así mismo, parte de su visión es la conservación de los bosques aledaños a su comunidad. Saben que sin este bien de la madre naturaleza no podrían contar con la sagrada agua y el aire puro, parte vital de sus vidas como personas, como comunidad y de su vida agrícola. Desde esta perspectiva plantean su rechazo a la explotación minera. Los efectos negativos de la desforestación es experimentada de manera inmediata por las comunidades, sin embargo, esta desforestación impacta en el medio ambiente no sólo del país, sino en el entorno natural de la humanidad. Esta realidad aún es incomprendida por la visión de “desarrollo” del Estado y los inversionistas mineros.

LA CONSULTA COMUNITARIA Y LAS RESPUESTAS DEL GOBIERNO MUNICIPAL

La consulta constituye uno de los fundamentos y norma de la cultura política de los mayas, viculada íntimamente al diálogo y acuerdo. Así mismo, son derechos reconocidos en el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de la Organización de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, ratificados por el Estado de Guatemala.

En este marco, las comunidades y sus autoridades, en el mes de enero de 2007 trataron de ejercer su derecho a la información ante la Corporación Municipal de San Juan Sacatepéquez sobre la existencia de la licencia de explotación minera en este municipio. El Jefe edil de ese entonces Lázaro Pirir, negó contar con información sobre el proyecto de explotación mineran en esta comuna. Basados en el Convenio 169, en estas mismas fechas, las autoridades de las comunidades solicitaron al Consejo Municipal realizar una consulta comunitaria sobre la opinión de los vecinos respecto de la minería.

El Consejo Municipal convoca a las doce comunidades para la realización de esta consulta en fecha 15 de abril de 2007. Días después el Consejo Municipal suspende la consulta sin dar ninguna explicación y la posterga para el 13 de mayo. A 15 días de la celebración del segundo intento de Consulta Comunitaria, el alcalde municipal la anula, supuestamente bajo presiones de la empresa y del gobierno central. La consulta se retrasó para dar tiempo al Ministerio de Energía y Minas, que otorgó la licencia a la empresa San José MINCESA en 17 de abril de 2007. La actitud del alcalde demostró su inclinación por la defensa de los intereses de la empresa minera.

Ante esta situación las autoridades comunitarias en conjunto con los vecinos acuerdan llevar a cabo la Consulta Comunitaria el 13 de mayo de 2007, con base a los derechos de los pueblos indígenas que se reconocen en el Convenio 169 y en la Ley de Consejo de Desarrollo Urbano y Rural. Sin la participación de las autoridades municipales. Finalmente la consulta comunitaria fue realizada. Participaron 8950 personas, de ellas, 8946 votaron por el NO a la minería y 4 personas votaron a favor.

Los resultados de esta consulta fueron entregados al Consejo Municipal de San Juan Sacatepéquez con el objetivo de respaldar una nueva petición a este Consejo para que no otorgara permiso de explotación minera a la empresa Cementos Progreso. Así mismo, el 6 de junio de 2007, este resultado fue entregado al Congreso de la República y al Ministro de Energías y Minas el 21 de junio. Sin obtener respuesta alguna.

La manipulación del entusiasmo de los vecinos, la falta de transparencia en otorgar información pública y el nulo interés del gobierno municipal en garantizar el respeto de los derechos colectivos de las comunidades antes que los derechos privados demostró la existencia de un vacío de autoridad municipal y la incapacidad de hacer valer el Código Municipal, en el cual se establece la responsabilidad del gobierno municipal en la defensa de la autonomía municipal.

ELRECONOCIMIENTO Y RESPETO A LOS LUGARES SAGRADOS

El 14 de septiembre de 2007 los líderes comunitarios canalizaron un memorial al Ministerio de Cultura y Deportes del organismo ejecutivo para que declare Lugares Sagrados al Pozo  Candado, que se localiza entre las fincas Concepción y San José Ocaña, propiedades de la empresa minera, Cerro Mach’un y el Calvario ubicados en la finca San José Ocaña. Estos lugares sagrados ancestralmente han sido reconocidos y visitados tanto por habitantes de la región como por personas de distintos lugares de la República de Guatemala. En la actualidad la empresa ha vedado las visitas a estos lugares sagrados y se desconocen las acciones implementadas por el Ministerio de Cultura y Deportes para garantizar sus funciones en materia del respeto y la defensa de los lugares sagrados de los pueblos indígenas.

PRESENTACIÓN DE MEDIDAS CAUTELARES ANTE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

Los líderes comunitarios han sido objeto de constantes amenazas de muerte vía telefónica, cartas anónimas y panfletos. Esta intimidación también es sufrida por quienes ayudan o tratan de cooperar con las demandas de las comunidades, como el caso de los abogados mayas y líderes sociales del movimiento campesino e indígena. Estos hechos determinaron la necesidad de presentar medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, bajo el Nº de expediente MC-251-07.


Impacto cultural de la minería en las comunidades mayas kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez (II)

Posted in Informe CONAVIGUA on 29 marzo, 2010 by floresenresistencia

Seguimos con el resumen del informe. Hasta ahora sabemos que la concentración de tierras en manos de pocas familias terratenientes es uno de los mayores problemas estructurales del país. Recordemos que los 36 años de conflicto armado interno tuvieron su principal motivación en toda una larga historia de despojos de las tierras indígenas. Y creo que no hace falta que expliquemos las fatales consecuencias que  ocasionó el conflicto para la población civil y rural ni que analicemos los motivos por los cuales se mantiene  esta injusta distribución y tenencia de tierras porque…ya lo sabe todo el mundo, no?. Incluso lo saben las ‘brillantes’ mentes pensantes de este gobierno que no parece tener intención  de dedicarse a construir una Guatemala en la que de verdad amanezca el mismo sol para todas las guatemaltecas y guatemaltecos, porque nadie con un mínimo de sentido crítico se traga esta infantiloide propaganda institucional que nos anuncia que una nueva Guatemala está amaneciendo. Lo que amanece cada día da miedo, da pena y es decepcionante. Y encima tienen la desfachatez de decirnos que ‘juntos lo estamos logrando’ cuando lo que están logrando entre unos pocos desalmados es cargarse al país.

También sabemos que el Estado de Guatemala es un gran especialista a la hora de firmar y ratificar acuerdos, tratados y convenios que tienen que ver con la paz, la justicia, los derechos humanos, el respeto por la identidad de los pueblos indígenas y todos los que estén relacionados con la voluntad de construir una sociedad mejor y un mundo más justo, más armónico y más respetuoso con el medio ambiente. Es algo que queda muy bonito de cara a la galería, para dar una imagen de país democrático a la opinión pública internacional. Pero sabemos también que son unos expertos hipócritas  ya que siempre hacen caso omiso, oídos sordos , a tales acuerdos suscritos y ratificados cuando se trata de aplicarlos. Asimismo se  conoce que el Estado de Guatemala es adicto a la firma de tratados de libre comercio y acuerdos con empresas nacionales y transnacionales para que estas puedan saquear impúnemente el país sumiéndolo en la pobreza y el hambre, la violencia y el subdesarrollo a cambio de tristes migajas que van a parar a los bolsillos de los corruptos de siempre. Las putas dicen sí a todo por dinero, así que eso es lo que tenemos por desgracia. El estado de Guatemala, los que dicen que nos gobiernan, se comportan como una meretriz, que se prostituye para satisfacer los intereses de un sistema neoliberal depredador y criminal.

Y así es que ya sabemos también quienes son los protagonistas principales de esta disputa, de este conflicto de intereses en el municipio de San Juan Sacatepéquez. Por un lado doce comunidades mayas kaqchikeles que se declaran abiertamente en resistencia contra la presencia invasiva y dañina de la minería, y por la otra parte está la ínclita familia Novella, propietaria de Cementos Progreso y de la empresa San José MINCESA. El respeto por la vida del todo contra el desprecio por la vida. Pueblo humilde contra oligarquía engreída, arrogante y vanidosa. Aquí se enfrentan una Guatemala auténtica, pura y natural contra una Guatemala grotesca, deformada y artificial. Dos visiones contrapuestas, dos posturas en apariencia irreconciliables. Quizás la solución esté en el respetarse sin mezclarse. Dejen vivir en paz a los pueblos mayas. Con todos mis respetos, llévense esta idea de progreso a sus fincas, mansiones y haciendas y hagan allá tantos agujeros, túneles y galerías como gusten. No mezclemos lo sano con lo enfermo, lo fresco con lo podrido.

"Luchamos sin vendernos, queremos ser libres con nuestras tierras para producirla; es la lucha de nuestros antepasados, es nuestro hogar, nuestra vida y el futuro de nuestros hijos."

IMPACTO CULTURAL DE LA MINERÍA EN LAS COMUNIDADES MAYAS KAQCHIKELES DE SAN JUAN SACATEPÉQUEZ, GUATEMALA (II)

CARACTERÍSTICAS DE LAS COMUNIDADES AFECTADAS POR LA MINERÍA

La comunidad de San Antonio Las Trojes I, con 7 mil habitantes, colinda con la finca Concepción, propiedad de la empresa San José MINCESA. Las casas de los vecinos se encuentran localizadas a un kilómetro del centro de operaciones de la empresa.

La comunidad de San Antonio Las Trojes II, con unos mil habitantes. Las casa de los vecinos distan de 1 a 100 metros de las actividades de construcción de infraestructura de la empresa minera. En esta comunidad existen tres cerros sagrados, ubicados en propiedades privadas de los comunitarios. La mayor represión por parte de las fuerzas de seguridad del Estado y estrategias de disociación social por parte de la empresa minera se ha dado sobre esta comunidad. La razón radica en que la comunidad se opone a ceder derecho de paso a la empresa San José MINCESA en la construcción de la carretera que comunicaría su centro de operaciones con la carretera interamericana para facilitar el traslado de sus productos.

La comunidad de Santa Fe Ocaña, con unos 3 mil 200 habitantes. Un tramo carretero aproximado de un kilómetro del área geográfica del occidente de esta comunidad, es el límite entre la comunidad y la propiedad de la empresa. Las viviendas, los cultivos, los nacimientos de agua que se encuentran a orillas o cercanos a este camino, son los más damnificados por el exceso de polvo.

La ubicación en territorios de las comunidades kaqchikeles de las actividades de explotación minera de la empresa San José MINCESA constituye una de las principales preocupaciones y luchas de las comunidades en la defensa de la vida. Así como, las razones de las luchas de la empresa minera y el Estado guatemalteco contra las comunidades, bajo el argumento de promover el “desarrollo” nacional.

ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS

La actividad económica principal de las comunidades es la agricultura del maíz, el frijol y el cultivo de flores. También se producen variedad de frutas como el durazno, membrillo, perotes, ciruelas, fresas y manzanas. Hay producción de hortalizas también, como es el caso del ejote francés, que se canaliza en empresas agro exportadoras. En la comunidad Lo de Ramos y en el Pilar I y II se produce el fruto del café.

El cultivo de maíz y frijol, está destinado para la dieta alimentaria de las familias. Parte de la producción de frutas se destina al consumo familiar y la otra parte se canaliza al mercado de la cabecera municipal. La producción de flores, ejote francés y café son los principales cultivos que se destinan en el mercado nacional. Las flores y el ejote francés forman parte de los cultivos no tradicionales en el país y constituyen el principal medio de ingresos económicos para muchas familias. Estos cultivos exigen un intenso trabajo y una constante renovación de técnicas de producción: preparación de almácigos, cultivo, abonamiento, riego, cosecha y mercadeo. Las familias kaqchikeles que se dedican al cultivo de flores o ejote francés pueden obtener hasta tres cosechas al año.

ASPECTOS SOCIOCULTURALES Y POLÍTICO

Una de las características de estas comunidades es la conservación de una estructura social y política propia de la cultura Maya, la cual está basada en la organización comunitaria. Las autoridades comunitarias son designadas o elegidas por los vecinos en base a criterios de honorabilidad y trayectoria de servicio comunitario. La toma de decisiones en los asuntos de interés colectivo se hace en consulta con los vecinos y las conclusiones son vinculantes. Así la vida comunitaria y el ejercicio de la autoridad están regidos por principios, valores, procedimientos y normas de convivencia comunitaria. Se gobierna por el Sistema Jurídico Maya. Algunos de sus principios, valores y normas son: la responsabilidad individual y colectiva en la vida comunitaria, el respeto entre autoridades y comunitarios, el respeto a las decisiones colectivas tanto por los comunitarios como por sus autoridades, comunicación y diálogo constante entre vecinos y sus autoridades. Prevalece el diálogo, la consulta y acuerdos entre autoridades comunitarias y vecinos cuando las necesidades o problemas son de interés colectivo.

LAS RELACIONES SOCIALES EN LAS COMUNIDADES ANTES DE LA INSTALACIÓN DE LA EMPRESA SAN JOSÉ MINCESA

Una de las constantes encontradas en el proceso de trabajo de campo de este diagnóstico es la evocación de las personas entrevistadas sobre la convivencia de respeto mutuo, solidaridad, cooperación, diálogo y participación conjunta entre vecinos y autoridades comunitarias que existía antes de la instalación de la empresa San José MINCESA. Las opiniones de los entrevistados dan cuenta que a tres años de la visibilización de las operaciones de la empresa minera, ha violentado las relaciones de cooperación, confianza y armonía en las comunidades.

Impacto cultural de la minería en las comunidades mayas kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez (I)

Posted in Informe CONAVIGUA on 23 marzo, 2010 by floresenresistencia

Los datos que se revelan son fruto de un riguroso informe presentado por CONAVIGUA en septiembre de 2009. ‘Diagnóstico situacional: impacto cultural de la minería en las comunidades mayas kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez, Guatemala’, se elaboró en el marco de la promoción y la defensa de los derechos a la dignidad como Pueblos Indígenas y por el respeto al Territorio. Con este informe se pretende contribuir para que el Estado de Guatemala cumpla con el mandato de promover, respetar y garantizar el pleno goce de los Derechos Individuales y Colectivos de los Pueblos Indígenas. Así mismo, con este trabajo de investigación también se pretende generar conciencia en todas las y los guatemaltecos sobre la importancia de la participación en la defensa y protección de nuestra Madre Tierra.

Vamos a resumirles en este blog algunas de las informaciones que aporta el informe porque creemos que es necesario que conozcan la verdad de lo que ocurre , una verdad que los medios de comunicación de masas no nos muestran por la sencilla razón de que no interesa. No interesa porque en Guatemala los resortes del poder están en manos de la corrupta burocracia estatal y hay un control monopolístico sobre los medios de comunicación y dichos medios están al servicio de los fines de una determinada elite económica, de una oligarquía insolidaria que vive de espaldas a la sociedad, que la explota, la margina y la menosprecia. Y es una elite miedosa, cobarde, temerosa de que el pueblo conozca la verdad, porque el pueblo puede llegar a hartarse de tanta mentira, de tanto abuso y de tanta arrogancia. Puede colmarse la paciencia de la sociedad entera. Tienen miedo de perder sus privilegios económicos ganados a costa del sudor, la sangre y las lágrimas de los pueblos indígenas y a costa de una falta absoluta de respeto por la Madre Tierra.

Este blog no está al servicio de ninguna elite, no esta al servicio de nadie porque está al servicio de todas y todos, no es un gran medio de comunicación, sólo una humilde plataforma informativa que intenta comunicar la verdad que algunos quieren ocultar. Lean, juzguen, alimenten su espíritu crítico y si pueden o quieren…actúen, tomen partido, por ustedes y por el bien de la sociedad de la que forman parte y del planeta en el que viven.

Las protestas y movilizaciones del pueblo están dando sus buenos frutos. Resoluciones de la OIT (en febrero 2010), la CERD (en el 12 de marzo 2010) y la Corte Constitucional (en los últimos meses de 2009) exigen al Gobierno y las empresas nacionales y transnacionales que suspendan las actividades en los territorios de los pueblos indígenas de Guatemala.

Así trata la prensa la resistencia que presentan las comunidades de San Juan Sacatepéquez contra el cáncer de la minería. Criminalizar las protestas es una maniobra estúpida e inútil. La verdad siempre triunfa sobre la mentira, se atrapa antes a un mentiroso que a un cojo. Sean inteligentes y no se traguen las mentiras de la prensa.

IMPACTO CULTURAL DE LA MINERÍA EN LAS COMUNIDADES MAYAS KAQCHIKELES DE SAN JUAN SACATEPÉQUEZ, GUATEMALA (I)

Del total de la extensión territorial del país, el 26% es apto para la agricultura. El 64.5% de las tierras cultivables está concentrada en un número reducido de familias. La estructura agraria de Guatemala constituye uno de los conflictos históricos, y la demanda del derecho a la tenencia y acceso a la tierra es una de las principales reivindicaciones de los movimientos sociales, indígena y campesino del país.

En la actualidad, con el auge de la exploración y explotación minera, una de las reivindicaciones de las comunidades mayas es el respeto a sus tierras y territorios, por su significado y sentido en la dinámica social, económica y cultural de su convivencia comunitaria y su relación con la madre naturaleza.

El Estado de Guatemala, con la Ley Marco de los Acuerdos de Paz, ha establecido las bases fundamentales para la construcción de la unidad nacional multiétnica, pluricultural y multilingüe del país. En la consecución de este objetivo, la definición del desarrollo nacional desde la racionalidad de las culturas o pueblos que conforman el país es medular. No obstante, la visión económica del Pueblo Maya, Xinka y Garífuna; aún sigue siendo una asignatura pendiente en la agenda política del gobierno guatemalteco y en la agenda del sistema capitalista que se desarrolla en el país y en los países llamados democráticos.

LA EXPLOTACIÓN MINERA EN EL PAÍS

Desde la institución del Estado Nación en 1821, el poder económico y político en Guatemala ha sido controlado por una minoría oligárquica, quien ha concentrado los medios de producción, la tierra y el capital. El desarrollo nacional que ha impulsado esta elite a lo largo de la historia del país se ha fundamentado en la expropiación de tierras y territorios de los pueblos indígenas. En la consecución de este objetivo ha implementado estrategias de represión, aniquilamiento físico y en consecuencia la marginación de estos pueblos hacia las montañas y tierras poco fértiles.

En el marco de la globalización económica, la explotación minera en el país está tomando fuerza. En esta industria participan empresas transnacionales y nacionales. El auge de esta industria en el país comienza en el 2005.

En 2007, la exportación de minerales de Guatemala fue de 3.1%, colocándose en el octavo lugar de todos los productos de exportación. La producción minera nacional alcanzó en este año  Q 1785 millones y las regalías al Estado fueron de apenas Q 8.3 millones y a las municipalidades apenas Q 7.7 millones. Puede comprobarse que la producción minera representa grandes oportunidades económicas para los inversionistas, pero las regalías al Estado son irrisorias. Y para las comunidades de los pueblos indígenas las actividades mineras están significando una nueva experiencia de represión porque les obliga a abandonar su forma de vida comunitaria, contamina su medio ambiente, degrada su salud y provoca cambios profundos en sus redes familiares y en su relación con la madre naturaleza.

LA EMPRESA MINERALES INDUSTRIALES DE CENTRO AMÉRICA, SOCIEDAD ANÓNIMA.- SAN JOSÉ MINCESA-.

La empresa San José MINCESA es una nueva fábrica de cemento, propiedad de la entidad Cementos Progreso. El proyecto alcanza los Q 2667 millones y el 20% de la inversión corresponde a Holcim, empresa cementera de Suiza. El Ministerio de Energía y Minas le otorgó licencia el 17 de abril de 2007 para la explotación de calizas y otros minerales para la producción de cemento en el municipio de San Juan Sacatepéquez, del departamento de Guatemala. En esta licencia se le da a la empresea San José MINCESA la facultad de disponer de los minerales y calizas para su venta local, transformación y exportación y para ello, según el Ministerio de Energía y Minas, cuenta con el estudio de impacto ambiental aprobado por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, según resolución 185-2007/ECM/KC de fecha 22 de enero de 2007. De acuerdo al documento de licencia, la empresa tiene la obligación de informar de otros minerales que encuentre en su actividad productiva. Desde la perspectiva de los vecinos de las comunidades afectadas por la minería, San José MINCESA no estará dedicada sólo a la explotación de calizas y otros minerales para la producción de cemento, lo que buscan en realidad es explotar yacimientos de oro. Con los primeros trabajos de la minería de San José MINCESA, los comunitarios han empezado a experimentar los efectos del exceso de polvo en su salud y su productividad agrícola y con la explotación de oro estos daños serían más nocivos.

La empresa San José MINCESA, según licencia de explotación minera, posee un área de un polígono con una superfície de unos 19 kilómetros cuadrados, con permiso de explotación de 25 años, hasta el año 2033. La finca de operaciones de la empresa San José MINCESA se denomina San Gabriel, aunque en los saberes y conocimientos de los comunitarios consultados, las fincas que conforman las propiedades de la empresa han sido conocidas desde siempre como fincas San José Ocaña y Asunción. De las 61 comunidades de San Juan Sacatepéquez, doce son las afectadas directamente por las operaciones de la empresa San José MINCESA: San Antonio Las Trojes I y II, Santa Fe Ocaña, Lo de Ramos, Pilar I y II, Cruz de Ayapán, Los Pajoc, Loma Alta, Cruz Blanca, Asunción Chivoc y Comunidad Ruiz. El conjunto de estas comunidades aglutinan a una población aproximada de 60 mil habitantes.




Mensaje de las comunidades de San Juan Sacatepéquez

Posted in Mensajes y comunicados on 12 marzo, 2010 by floresenresistencia

MENSAJE DE LAS Y LOS REPRESENTANTES DE LAS 12 COMUNIDADES DEL OCCIDENTE DE SAN JUAN SACATEPÉQUEZ QUE LUCHAMOS POR LA VIDA DEL TODO

El delito más grande para el Estado y la empresa es que los kaqchikeles defendemos nuestro territorio. Nuestro crimen es que defendemos la vida del agua, la salud, la agricultura, el medio ambiente. Nuestro delito es que estamos contribuyendo a no más calentamiento global. Nuestro crimen es por pensar en la vida de nuestras futuras generaciones. Nuestro delito es nuestro aporte a la vida de la humanidad. Nuestro crimen es por amar y defender a nuestra Madre Naturaleza. Nuestras comunidades son pacíficas y trabajadoras, esto es nuestro gran delito.

Guatemala, 27 de enero de 2009

Con estas palabras los representantes de las comunidades del occidente de San Juan Sacatepéquez reiteran que ni es un crimen ni un delito el defender la vida y el territorio. Sí son un delito y un crimen las estrategias políticas implementadas tanto por la empresa Cementos Progreso como por el Estado guatemalteco en la instalación de la minería en la vida económica, social, cultural y política de las comunidades mayas kaqchikeles.

Este blog nace con la intención de contar la auténtica verdad de lo que ocurre en San Juan Sacatepéquez, verdad que no cuentan, que ocultan, los medios de comunicación ‘oficiales’. Esperemos que se convierta en una plataforma de comunicación, una herramienta de información que haga llegar a la opinión pública de Guatemala y a la opinión pública internacional las evidencias de los abusos cometidos en el pasado y que sigue cometiendo en el presente la empresa Minerales Industriales de Centro América, S.A. -San José MINCESA-, propiedad de la entidad Cementos Progreso.

En septiembre de 2009 CONAVIGUA, Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala, publicó un revelador informe: “Diagnóstico situacional, impacto cultural de la minería en las comunidades mayas Kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez, Guatemala”. Sus resultados son contundentes y significativos por cuanto muestran con rigor los mecanismos de negación del respeto al derecho a la vida, a la propiedad privada, a los derechos colectivos, a la forma de vida, organización social, política y productividad económica de los mayas kaqchikeles de las comunidades de occidente del municipio de San Juan Sacatepéquez. El informe también constata que las perversas estrategias políticas y económicas de la empresa minera y del Estado guatemalteco están influyendo en el inicio de un proceso de desestructuración de las redes sociales familiares y comunitarias que incide negativamente en la conservación de una convivencia comunitaria pacífica y en armonía.

Porque ninguna agresión puede quedar sin respuesta,  este blog se levanta como una voz de denuncia y protesta ante el evidente racismo estructural y ambiental que promueve el Estado de Guatemala al favorecer a sectores  encegados por el color del dinero que históricamente han mantenido su hegemonía económica y política en el país excluyendo a los Pueblos Indígenas. El cosmocimiento, cosmosentir y cosmovivir de los Pueblos Indígenas Mayas debe respetarse hoy más que nunca. En San Juan Sacatepéquez se enfrentan dos maneras de entender el mundo, dos sistemas de vida antagónicos. Verdades contra mentiras. Armonía contra caos.  Respeto contra intolerancia. Vida contra muerte. El sistema actual que da cuerda al mundo lo está matando, está matando a la Madre Tierra y nos está volviendo seres egoistas envenenados por el consumismo y por un capitalismo salvaje, seres humanos a los que parece no importarnos un ápice qué planeta, qué sociedad heredaran las generaciones que nos sucedan. Lastimoso. Vergonzoso. Las comunidades mayas kaqchikeles, por contra, como todo el resto de pueblos indígenas, defienden la vida del todo, respetan la vida y promueven una convivencia armónica con el entorno.

El cáncer de la minería se ha instalado como un tumor maligo en San Juan Sacatepéquez y antes de que las comunidades enfermen sin remedio es necesario extirparlo. Los Pueblos Mayas están ya hartos de tantas agresiones y de tanto menosprecio. Lo que ocurre en San Juan Sacatepéquez es sólo un caso más entre los muchos casos de abusos, agresiones  e injusticias contra las humildes comunidades indígenas de Guatemala. Pero es un caso paradigmático, un ejemplo de lucha y resistencia para todos. Las comunidades de San Juan Sacatepéquez conseguirán que Cementos Progreso y la explotación minera de la empresa San José MINCESA se vayan con la música a otra parte, no hay duda, porque la construcción de un nuevo estado plurinacional y una nueva sociedad hace tiempo que ha comenzado, y su avance es imparable.

LA TIERRA NO NOS PERTENECE, NOSOTROS PERTENECEMOS A ELLA.

DE LA RESISTENCIA AL PODER.

San Juan Sacatepéquez en resistencia

Posted in Bienvenida on 22 febrero, 2010 by floresenresistencia

 

Son doce las comunidades de San Juan Sacatepéquez organizadas y unidas en resistencia contra los abusos de la empresa Cementos Progreso y las mentiras sobre el supuesto desarrollo que vende la minería, dos azotes neoliberales que quieren acabar con la armonía natural, la economía, la salud y la vida de las gentes de las comunidades.

Las denuncias y las protestas no pararán hasta que se haga justicia, hasta que los ciegos por el color del dinero vean el auténtico valor y riqueza que hay en la convivencia entre hermanos, los sordos escuchen el clamor del pueblo y los mudos alcen sin miedo su voz contra los criminales.

FUERA LA CEMENTERA! NO A LA MINERÍA!

SAN JUAN SACATEPÉQUEZ EN RESISTENCIA!